Triduo Pascual

¿Cuándo acaba la Cuaresma? ¿Qué es el Triduo Pascual?

La Cuaresma acaba el Jueves Santo, día en que empieza el Triduo Pascual

La Cuaresma, camino hacia la Pascua de Resurrección, comienza el Miércoles de ceniza y termina el Jueves Santo con la hora menor de la liturgia de las horas llamada Nona.
 
Es decir, dura hasta la Misa de la Cena del Señor exclusive (Carta apostólica Mysterii Paschalis, 28). Ojo que el documento utiliza la palabra ‘exclusive’ no inclusive. La Cuaresma no incluye la misa in coena Domini.

Con la misa de la Cena del Señor en la tarde comienza el Triduo Pascual: el corazón del Año Litúrgico. No olvidemos que la costumbre judeo-cristiana considera el inicio del día desde sus vísperas; por esta razón el Viernes Santo comienza la víspera del Jueves Santo.

En la misa de la Cena del Señor, Él anticipa su pasión, por esto en la misa se hace el memorial de la muerte y la resurrección de Jesús.
 
“El Triduo Pascual de la Pasión y de la Resurrección del Señor comienza con la Misa vespertina de la Cena del Señor, tiene su centro en la Vigilia pascual y acaba con las Vísperas del domingo de Resurrección” (Carta apostólica Mysterii Paschalis, 19).

La palabra triduo sugiere la idea de preparación. A veces nos preparamos para la fiesta de un santo con tres días de oración en su honor, o bien pedimos una gracia especial mediante un triduo de plegarias de intercesión.
 
La Cuaresma es preparación  y el Triduo Pascual se presenta no como un tiempo de preparación, sino como una sola cosa con la pascua. Es el triduo una unidad, y como tal debe ser considerado, en que se abarca la totalidad del misterio pascual.
 
La unidad del triduo está en el mismo Cristo: cuando Él aludía a su pasión y muerte, nunca las disociaba de su resurrección.
 
El Evangelio habla de ellas en su conjunto: “Lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen, y al tercer día resucitará” (Mt 20, 17-28).
 
La unidad del misterio pascual tiene algo importante que enseñarnos: nos dice que el dolor no solamente es seguido por el gozo, sino que ya lo contiene en sí mismo.
 
El triduo se refiere también a los tres días a los que se refirió Jesús cuando dijo: “Destruid este templo y en tres días lo reedificaré” (Jn 2,19). 
 
Las diferentes fases del misterio pascual se extienden a lo largo de los tres días como en un tríptico: cada uno de los tres cuadros ilustra una parte de la misma escena; juntos forman un todo. Cada cuadro es en sí completo, pero debe ser visto en relación con los otros dos.

Source: aleteia.org

Síguenos >>>   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *