La música al servicio de Dios

La música, en el pasar de los años, ha sido un medio muy concurrido para expresar los sentimientos, lo que hay en el corazón; y es que las palabras no alcanzan a describir los impulsos del alma, por eso en ese punto, hasta donde llegan las palabras, comienza la música a ejercer su trabajo.

Esta, desde sus principios, ha estado al servicio de Dios. El hombre se ha valido de ella para alabar su nombre; para bendecirlo y exaltar su creación. Por eso debe ser interpretada de la mejor manera. La música dirigida a Dios debe estar muy bien preparada; y esto lo podemos notar escuchando las grandes obras de los magnos compositores de la historia citando por ejemplo a Lorenzo Perossi y su misa pontifical, o a Mozart y la Misa de Coronación y su inconmensurable y famoso Requiem en Re Menor. Vemos de sobremanera en estas obras el gran esfuerzo de sus autores para dar gloria a Dios y exaltar su nombre.

La buena  música en la liturgia inspira un aire de piedad y gloria, inspira un aire de Dios, nos trae por un instante el cielo a la tierra.

Kevin Camilo

 Kevin Camilo Arboleda Oquendo, estudiante del Conservatorio de la Universidad de Antioquia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *