Misión profética del maestro

Estos son algunos tips muy útiles para la vivencia alegre de la vocación de cada maestro  que hace parte de la Pastoral Educativa de la Diócesis.

  • Urge recuperar la dignidad y autoestima del Docente.
  • Darle el status que socialmente se merece.
  • Para medírsele a la noble tarea de educar, es necesario sentirse llamado, tener vocación, apertura a lo diverso a lo diferente, tener  visión de futuro. Y sobre todo una gran voluntad de amar y servir.

Cualidades del maestro:

  • Sabe trabajar en equipo e interdisciplinariamente.
  • No cae en la rutina.
  • Es razón y co-razón, llega a la mente  y al corazón de sus estudiantes.
  • Da y se da como es  en todo lo que hace.
  • Estamos llamados a continuar la misión evangelizadora  de Jesús.
  • Anunciar con el testimonio de vida el Reino del amor y de la Vida.
  • Anunciar la Buen Nueva de la dignidad de la persona, creada a imagen y semejanza de Dios.
  • La Buena Nueva de la vida.
  • La Buena Nueva de la familia.
  • Vocación al servicio y un acto de amor.
  • Es una vocación al servicio de la construcción del proyecto liberador de Jesús, consagrando la vida al bien de  niños y jóvenes. Somos vocacionados a la causa del Reino.
  • Estar convencidos de que nuestra vocación de Educadores es un acto de Amor.
  • Amar apasionadamente la labor educativa que realizamos, es nuestra opción, vivimos  con convicción, con entusiasmo. “La educación es cuestión del Corazón” Don Bosco.
  • Solo quien ama y demuestra que ama con la acogida, la escucha, el diálogo, la ayuda, la comprensión, el perdón es capaz de educar. En la  educación solo lo razonable es viable; solo lo afectivo es efectivo.
  • Un Educador competente  se supera personal y  profesionalmente, se actualiza.
  • Está en un proceso permanente de investigación.
  • Conlleva a tener  una actitud crítica frente a la labor educativa.
  • Conoce y analiza la realidad  y condición de la juventud, haciendo  un discernimiento de sus luces y sombras, con aprecio en los valores presentes en ella.
  • Se actualiza en su área específica de conocimiento.
  • Se educa en comunidad y para la Comunidad.
  • Brinda un ambiente propicio.
  • Maneja excelentes canales y mecanismo de comunicación con sus estudiantes y demás miembros de la Comunidad Educativa.
  • Amigo y compañero de camino.
  • Compañero de su estudiante.
  • Tener la actitud de Buen Pastor “ Conoce a cada uno por su nombre”.
  • No podemos demonizar la condición juvenil.
  • Reconocer los valores y semillas del futuro y gérmenes  de vida nueva que hay en la juventud.
  • A ejemplo de Jesús debe hacerse invisible para entrar  y quedarse en el corazón de los discípulos donde permanecerá su imborrable testimonio y perdurará encendida la luz de la verdad que pudo encender dentro de ellos.

Reto del educador hoy: Hacer posible hoy la utopía del Evangelio. El hombre nuevo no vive sólo de pan; vive del pan y la utopía solamente personas nuevas pueden hacer un mundo nuevo. Apartes de la Revista Cultura N° 232

Les comparto el link de la Pastoral Educativa para que lo visiten y dejen sus comentarios y también  para compartir material… http://pastoraleducativapartado.blogspot.com/

Hermana Ana Cristina Bedoya Mejía / Dominica de la Presentación -Provincia de Medellín *Delegada de Pastoral Educativa, Diócesis de Apartadó, Antioquia
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *