Libertad

Últimamente, en las portadas de los periódicos más reconocidos del mundo, notamos un cierto aire de odio y rencor hacia la Santa Madre Iglesia; la acusan de ser retrograda, de no estar actualizada con el mundo, pero ¿Quiénes son los verdaderos retrasados? ¿La Iglesia es mala por defender la verdad y la dignidad humana?

Ha sido El Papa, que viajando por todo el mundo, lleva el mensaje de paz y de amor, lleva la buena nueva a cada rincón de la tierra; es El Papa que viaja por todas las naciones aconsejando a los jefes de estado, llevando alimento a los que tienen hambre, denunciando los actos atroces que la sociedad en medio de aires de libertad arremete en contra de la vida; por esto es condenada la Iglesia, por buscar la salvación de los hombres, pero ¿Hasta dónde llega la libertad? ¿Es libre la mujer que mediante el aborto defiende sus “derechos” como mujer, pero que a su vez acaba con el derecho a la vida? Yo creo que no. Yo creo más bien que son actos de rebeldía y desobediencia que ensordece los oídos de los que reclaman libertad. La libertad comienza donde terminan los derechos del prójimo. Debemos ser libres, pero esto solo será posible cuando dejemos que Dios hable a nuestro corazón.

Yo creo que el amor y la oración pueden salvar al hombre de cualquier amenaza.

Kevin Camilo

Kevin Camilo Arboleda Oquendo, estudiante del Conservatorio de la Universidad de Antioquia.

Síguenos >>>   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *