La celebración Eucarística se sostiene en la Palabra

En la liturgia la Palabra se torna Vida. Todo pasa a la vida, pues la Palabra se vuelve vida.

La Iglesia ha venerado siempre las Sagradas Escrituras a igual que el mismo Cuerpo del Señor, no dejando de tomar de la mesa y de distribuir a los fieles el Pan de Vida, tanto de la Palabra de Dios como del Cuerpo de Cristo, sobre todo en la Sagrada Liturgia. Siempre las ha considerado y considera, juntamente con la Sagrada Tradición, como la regla suprema de su fe, puesto que, inspiradas por Dios y escritas de una vez para siempre, comunican inmutablemente la Palabra del mismo Dios, y hacen resonar la voz del Espíritu Santo en las palabras de los Profetas y de los Apóstoles. (D.V. 21).

En la liturgia todo es acercamiento al Misterio como sacerdocio común. El mundo se salva porque diariamente la Iglesia ofrece al Padre el Misterio de nuestra Redención, de nuestra Salvación.

La liturgia es la acción sagrada de adoración y de agradecimiento al Padre, hecha a través de signos, y de símbolos sensibles, mediante los cuales la Iglesia continuando la obra sacerdotal del Señor Jesús, rinde culto al Padre y alcanza para los hombre su santificación.

La liturgia, especialmente la Eucaristía hace presente en la vida de los hombres, la acción salvífica de Dios con la participación en :

  1. La doble mesa: PALABRA y EUCARISTÍA
  2. La centralidad de Cristo
  3. La veneración por la Palabra

La originalidad del MISTERIO PASCUAL.

  • Toda la liturgia es Palabra viva que resuena en la asamblea.
  • La liturgia sirve a la Palabra y es en la liturgia donde la Palabra cobra cuerpo.
  • La liturgia actualiza la Palabra.
  • La Palabra de Dios leída, escuchada, orada, celebrada, en la liturgia recuerda el papel esencial de la REVELACIÓN en la celebración de la FE.

La Palabra en la liturgia exige de nosotros responsabilidad y respeto en la preparación, puesto que es Dios quien habla a través del que la proclama, exige por parte de éste, reverencia y unción, y por parte de la asamblea escucha atenta, y silencio fecundo para el diálogo que en este momento Dios quiere iniciar con cada uno para su transformación y santificación.

* Apartes del II congreso internacional de Liturgia -Arquidiócesis de Medellín 2014-

Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen *Provincia de Medellín

Síguenos >>>   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *